Sigue la empatía

Zoom

Sensibilidad militar

    Siempre hay instantes en que la caridad es posible, como bien lo supo este cachorro sato que vagaba hambriento en algún lugar de la montaña entre Yauco y Lares, cuando la fortuna quiso que su camino se cruzara con un grupo de militares del Batallón 448 de la Reserva del Ejército de Estados Unidos que abría el paso obstruido por derrumbres y deslizamientos provocados por el embate del huracán María. Uno de ellos -saciado o no su propio apetito- se ocupó amorosamente de aliviar el hambre del cachorro.

(Información suministrada//El Nuevo Día)

Reflexión:

Todavía hay gente buena solo hay que cruzarse con ella“. -Kim Rome ©

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s